BIEN AHI MUNDIAL

lunes, julio 05, 2010

Otra contribución desde Paris

El amigo Lord K., que ya colaboró con Bien Ahí Mundial hace unas semanas, nos mandó un texto que vale la pena leer:
Reconozco que soy de los pensaban, guiado por la performance de la Selección en el último tramo de las Eliminatorias, que el equipo argentino llegaba a Sudáfrica listo para hacer un papelón. Por suerte me equivoqué y el papelón quedó circunscripto solo al partido contra Alemania. Porque, admitámoslo, lo que hizo Argentina contra Alemania fue un papelón histórico. Salió a jugar un partido decisivo -contra un rival como Alemania- o bien sin ninguna idea táctica o bien con un planteo tan naif del fútbol, que de tan insólito me cuesta creerlo. Alemania no solo nos pasó por arriba en el marcador, sino que hizo un planteo admirable. No hace falta ser un dotado del futbol: solo basta con la constatación empírica de que se defendía con 8 jugadores y, tras recuperar el balón, atacaba con 5 a toda precisión y velocidad. Argentina defendía exactamente con la mitad de jugadores, 4 y atacaba con otros 3 o 4 dependiendo de la jugada, sin conexión alguna entre unos y otros. Atacar es un decir, porque ahora no puedo recordar ninguna jugada de riesgo real para Neuer más allá del gol anulado.

Hubo olor a goleada ya desde el primer tiempo, aunque nos hayamos empeñado en negarlo a la espera de la conquista que iría a corregir el trámite tras el gol tempranero de Müller. Los alemanes llegaban al área argentina con una facilidad pasmosa y los goles no los concretaban más por detalles de terminación que por otra cosa. La sensación de goleada volvió luego del 0-2, pero esta vez había llegado para quedarse. Schweinsteiger hizo lo que Messi tendría que haber hecho para consagrarse definitivamente, gambetear de a dos o tres jugadores en el área y dejar la pelota mansa para que alguien la empuje. El partido contra Alemania se acercó mucho más al 1-6 contra Bolivia que a cualquiera de los otros 4 partidos de Sudáfrica. En fin.

Argentina quedó entre los 8 mejores del mundo y ese mueve a confusión, dado que no se le ganó a ningún rival de jerarquía. En un punto es medio mentiroso. Podría decirse que un caso aun más exagerado es el de Uruguay que, más allá del penoso Francia de la primera fecha, jugó contra nadie para llegar a semis y encima mostrando un fútbol que lastima los ojos.

Pero volviendo a Argentina no me parece un dato menor. La última vez que Argentina le ganó a un equipo grande fue a Inglaterra, y por penales, en los octavos de Francia 98 (luego perdió con Holanda en cuartos). Vale decir, Argentina no le gana a un equipo grande en una instancia decisiva de un Mundial hace 4 campeonatos y 12 años (y podríamos irnos incluso más atrás, incluyendo al anómalo USA 94). Eso es bastante preocupante, porque se sabe que son esos partidos los que hacen ganar Mundiales y los que forjan mitos (quién no recuerda el gol Maradona/Caniggia contra Brasil en el 90 o el partidazo que le hicimos a Italia –que se comía a los equipos crudos- en el mismo Mundial? Del resto de los partidos ya no queda memoria). Mejor dicho, esos partidos SON el Mundial y Argentina no los gana hace 12 años.

El partido del sábado contra Alemania mostró los límites del técnico-motivador, con el que pasamos un lindo veranito de 4 partidos aun admitiendo que el partido contra Nigeria bien podría haber terminado 1-1.

Desde el 98 se intentaron varias fórmulas con los DT. El técnico-dictador (Passarella) fracasó en su soberbia y en su fútbol; el técnico-tecnócrata loco (Bielsa) no arrojó resultados deportivos (aunque hay que decir que el equipo que ganó la medalla de oro en Atenas 04 fue uno de los mejores equipos de estos años); el técnico exitoso de las inferiores y buena gente (Pekerman) le faltó coraje en los momentos decisivos y el técnico-old school (Basile) no hace falta si quiera recordarlo aquí.

Aun está por verse si valió la pena –futbolísticamente hablando- la apuesta de riesgo que se hizo con Maradona. Es cierto que logró un grupo unido y mentalizado como hacía mucho no veíamos, pero también constatamos con dolor que eso solo no alcanza. Yo pienso que sería mucho más saludable optar ahora por otro camino. Vale recordar que Löw era el ayudante de campo de Klinsmann en el 2006. Será mucho pedir ese modelo de cambio-continuidad para la Argentina? O será como la propaganda de TyC, que nos recuerda que en el primer mundo, cuando tiramos algo en la calle, se nos acercan y nos dicen “señor, se olvidó este papelito”?

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Clarisimo análisis.
O por lo menos es lo que hablé hoy con un amigo por teléfono (lo de perder con todo tipo de técnicos)

Eso nos llevó a una conclusión: nuestros jugadors son pecho pq siempre pierden los partidos realmente mundialistas. No sé si en susu clubes, pero sí en la selección. Perder tan lapidario, sin un esboso de reaación,. así lo demuetra.

Si el técnico formó mal equipo, como el gordo en octavos y cuartos, cuando el árbitro empieza el partido, es cuestión de los jugadores no dejarse llevar por la presión e intentar resolver. Para algo son adultos y profesionales bien pagados en lo suyo.

El post se olvidó de citar que Argentina ganó un partido en la fase de eliminatoria en los 90 minutos después de 20 años. Sí, el último había sido contra Brasil en Italia 90,

Leo Carioca

5:39 p. m.  
Anonymous Leo said...

Decir que fue un "papelón histórico" me parece por lo pronto un tanto mala leche.

Quién haya visto el partido sabe que el resultado se abulta porque Argentina se termina de desbalancear cuando Maradona saca a Otamendi para intentar la heroica con Pastore (a Dunga el día anterior lo habían criticado duramente por cambiar delanteros (Nilmar por Luis Fabiano) en lugar de sacar un defensor cuando se estaban quedando afuera...).

A mi me jode ver como muchos usan funcionalmente un resultado de un equipo desbalanceado que se queda fuera y juega con 5 jugadores netamente ofensivos, jugado atrás porque total perder por 2 es lo mismo que por 4, y lo usan para esgrimir argumentos como humillación o goleada catastrófica.

9:17 p. m.  
Anonymous AC said...

Estoy de acuerdo, Leo, titular "Papelón histórico" es mala leche, pero por lo menos a mí me quedó la sensación de que en este caso el resultado es reflejo de la diferencia en la cancha, no de un par de goles de culo. Inclusive en los momentos en que los de celeste y blanco tenían la pelota me parecía que eran los de negro que cedían la iniciativa y cuando quisieran apuraban un poco y en 2 pases llegaban con peligro...

Para mí el equipo estaba desbalanceado desde el principio.

5:38 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home






  • Matemáticas
  • Ya es tarde para todo
  • Debajo del cesped
  • En su defensa
  • Bien eliminado
  • ...
  • Ojalá
  • Las fijas de los medios
  • Obviedades históricas
  • Partidazos

  •  


    Powered by Blogger



         
    BIEN AHI MUNDIAL