BIEN AHI MUNDIAL

martes, junio 20, 2006

6 horas de tren, para verte a vos


Bueno, en realidad fueron 12 horas de avión Buenos Aires - Madrid, otras 3 Madrid-Berlín y serán unas 5 horitas de tren de Berlín a Frankfurt para ver Argentina-Holanda. Con todo lo contento que estoy por ver mi primer partido en un Mundial después de 35 años de afición futbolística aguda, estoy leyendo con espanto que Pekerman anda con ganas de hacer muchos cambios. No porque me preocupen varios, sino porque me muero si hace uno: lo que más ilusión me hace es ver a Riquelme. Para mí, es el último gran número 10. El último ejemplar de una especie en extinción, el último hablante de una lengua que cuando él no esté no sé si seguirá viva.

Ahora que se sumó Lampard (¡gracias Frankie, te queremos!) a las voces de los que decimos que es el mejor jugador del mundo, aprovecho para hacer un intento de desmenuzar el porqué, a riesgo de nadar -y ahogarme- en lo evidente. Desde el vamos, se entiende que cuando uno elige el mejor jugador del mundo, en realidad está eligiendo el fútbol que desea. ¿Por qué Román es el número 1?

- Porque el fútbol es un juego de equipo y el espectáculo está en la asociación, en el pase. Soy hincha de Independiente, y me crié bajo la idea de que dar el gol es más importante que el mismo acto de convertirlo. Bochini, como Riquelme, estaba lleno de ideas de goles. Que los hicieran Barberón, Percudani, Reggiardo, u Outes -delanteros mediocres con suerte- era anecdótico. Sólo hacía goles él mismo cuando no quedaba más remedio.

- Porque el lujo, el floreo técnico, tiene que estar subordinado al juego. Como las bicicletas de Ronaldo, no las del insoportable portugués Cristiano Ronaldo. Como las gambetas de Maradona, no las del cada día más tribunero "no me estoy riendo" Ronaldinho. El otro día pesqué un reportaje a Zagallo en el que decía que todo bien con Ronaldinho, pero que tiene que aprender a jugar en equipo y no para la torcida. Para ver a un tipo que la rebota en el travesaño en el mismo lugar 5 veces seguidas voy a ver al Cirque du Soleil. Y los pases se dan con los ojos bien abiertos, no haciendo que no se mira.

- Porque lo más veloz adentro de una cancha de fútbol es la pelota. La discusión sobre la lentitud de Riquelme me parece una falta de respeto escandalosa, tanto por los argumentos en contra como los a favor. Riquelme no piensa "más rápido" que los demás, piensa MEJOR. ¿Quién gana la carrera entre Román y la tortuga? Ya se sabe, la tortuga, porque Román antes de correr un metro tiene que correr medio, y antes 25 centímetros, y así hasta la inmovilidad infinitesimal.

- Por la elegancia con que defiende la pelota cuando hay que aguantarla.

Pekerman, no seas aguafiestas, y poné a Román. No me rompas las pelotas, por favor. Obvio que quiero ver a Milito, a Tévez, a Messi. Pero poné a Román, te lo pido por lo que más quieras. Me dijeron que Román quería jugar sí o sí porque siente que todavía no llegó a su nivel. Atájense.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home






  • Bien Ahí Mundial ya está en Alemania!!!
  • No me camines la cancha, Pavel
  • ¿Qué anota el DT de Angola en su libretita?
  • Una página negra se ha escrito
  • 1, 2, 3, 4, 5, 6....
  • ¡Fuera Paraguay!
  • Relatando desde la cama
  • Una pausita
  • El que sabe, sabe
  • El hombre araña se sacó la máscara

  •  


    Powered by Blogger



         
    BIEN AHI MUNDIAL